facabook

El espectáculo


El grupo Le arti per via, tras completar la búsqueda y reconstrucción histórica de los personajes, poco a poco se ha ido transformando en un verdadero espectáculo capaz de durar aproximadamente una mañana. El espectáculo reproduce una jornada de trabajo de estos personajes y está dividido en tres partes:

EL DESFILE

Los artesanos y vendedores de entonces comenzaban su jornada por las calles llamando a las puertas pidiendo trabajo o intentando vender su mercancía, lo cual se producía en los cascos antiguos de las ciudades. El desfile representa esos momentos y se lleva a cabo con todo el grupo junto, compuesto de un mínimo de 50 a un máximo de 70 personas con sus propias pertenencias, carros, instrumentos, etc. Durante el desfile, el grupo realiza paradas ofreciendo al público presente momentos de canto, bailes y juegos de niños. Esta primera fase del espectáculo se realiza en las calles cercanas a la plaza donde se desarrollarán la segunda y tercera parte y tiene como objetivo llamar la atención de la gente y atraerla hacia el escenario.

PRESENTACIÓN DE LOS PERSONAJES

Terminado el desfile, cuyo recorrido depende de los organizadores, el grupo entra en lo que simula una plaza del mercado. En un espacio de al menos 25 metros cuadrados, público excluído, entran uno a uno los personajes acompañados de una introducción de la directora artística actuando con los movimientos tipicos de su oficio y poco a poco toman su posición en lo que se convertirá en un precioso cuadro de época: el público se siente inmerso en una plaza de mercado de otro tiempo. La segunda parte concluye con la entrada en escena de la banda y con un momento de cantos y bailes que implica al público.

ARTESANOS Y VENDEDORES TRABAJANDO

Este es el momento en el que el público, que hasta ahora era sólo espectador, puede acercarse a los personajes que se distribuyen en un espacio más amplio ocupando pórticos, fuentes y cualquier otro punto a disposición. Los artesanos asumen una posición fija y comienan su trabajo mientras que los vendedores dan vueltas entre el público, ofreciéndoles su mercancía. Es la fase en la que los espectadores se vuelven al mismo tiempo protagonistas. Pueden pedir información, preguntar, curiosear… en definitiva se trata de un verdadero Happening en el que la reconstrucción de los viejos oficios es completamente rigurosa. La duración media del espectáculo así descrito es de unas dos horas y media pero puede dilatarse o acortarse según las necesidades. Es durante esta tercera parte del espectáculo donde algunos personajes, simulando hacer una pausa en sus deberes, se reúnen en grupos para cantar o bailar mientras los niños alternan ratos de ayuda en el trabajo con la muestra de juegos de la época.